Declaración de principios

Nuestros objetivos son claros: avanzar para construir de forma cooperativa una sociedad global basada en los siguientes principios para garantizar el natural bienestar de cada ser singular:

  • Solidaridad
  • Consciencia ecológica y permaculturismo integral
  • Participación política abierta y directa
  • Justicia social transparente y ecuánime
  • Redistribución equitativa de la riqueza e intercambio económico justo entre iguales/pares
  • Descentralización de las estructuras organizativas
  • Producción de procomún
  • Distribución libre del conocimiento de forma abierta y compartida
  • Autovaloración
  • Libre acceso a un sistema sanitario y educativo comprensivo
  • Sustentabilidad
  • Paz, Amor, Unidad y Respeto

 

Porque creemos que hay demasiadas cosas que, así como veníamos, no funcionan y que es el sistema de valores generales el que hemos de cambiar urgentemente, empezando por el sistema económico, declaramos:

– Tenemos un sistema financiero dominado por unos muy pocos que debe transformarse, cuanto antes, en un sistema descentralizado y de dominio colectivo mediante la creación e implementación de herramientas económicas, mecanismos y estrategias que apoyen al colectivo de manera integral y vinculen a través de redes colaborativas los múltiples proyectos autónomos y locales;

– Vivimos en una época de desigualdad económica tal como nunca en la historia, en la que el 1% de la población posee tanta riqueza en 2016 como el resto del mundo junto, e invierte ese dinero en armas de guerra, esclavitud infantil, agrotóxicos, hyperindustrialización desmedida e insana y demás actividades lucrativas que atentan contra los derechos humanos, de los animales y de nuestros hermanos de raiz, la flora. Esta situación debe revertirse hoy mismo creando una economía justa y solidaria en manos de una ciudadanía planetaria plural organizada en redes, sin intermediarios y que garanticen el derecho a la vida sana del ecosistema global;

– Los modelos económicos dominantes se basan en el crecimiento,  lo cual lo hace insostenible en un planeta finito, que ya se ve agotando sus recursos. Ésto debe cambiarse inmediatamente en pos de un sistema en consonancia con los ecosistemas naturales. Ahora disponemos de la tecnología adecuada, los recursos y la conciencia necesarios para poder convivir, otra vez, en sinergía con el planeta y los seres que en él habitamos;

– Vivimos bajo un sistema político-jurídico centralizado,corrupto, vertical y opresor que debe ser sustituido ya por una política P2P* organizada desde abajo, de forma directa, participativa y transparente, utilizando las nuevas tecnologías para experimentar y visibilizar nuevas formas de hacer política;

– Debemos superar estas dinámicas individualistas y competitivas fomentando la cooperación y la solidaridad, creando espacios de apoyo mutuo, redes de consumo responsable, libre acceso popular a la información y a los servicios de salud y educación;

También debemos entender que el conocimiento no debe estar en manos privadas ya que éste es libre por naturaleza, por lo que debemos conseguir impulsar un sistema de protección del procomún (saberes y bienes propios de toda la comunidad) frente al lucro privado y el freno que supone.

A demás de estos principios, abogamos por la adhesión a las bases del llamamiento a una Revolución Integral:

http://integrarevolucio.net/es/revolucion-integral/bases-ideologicas-del-llamamiento/